sábado, 30 de octubre de 2010

Trabajo colaborativo


Una investigación demuestra que el aprendizaje colaborativo es una práctica eficaz que incentiva a los estudiantes a trabajar en equipo. Asimismo motiva a aprender a dar y recibir críticas, a planificar, a guiar y evaluar sus actividades individuales con los otros. ¿La has puesto a prueba?
Aprendizaje colaborativo

Cuando los alumnos trabajan en pequeños grupos de auto-instrucción pueden ayudarse mutuamente e incrementar el aprendizaje.

Resultados de la Investigación:

Tal como se ha mostrado en más de 50 estudios, el aprendizaje resulta más eficaz que lo que ocurre usualmente cuando los intercambios entre profesores y alumnos son frecuentes y están dirigidos específicamente hacia los problemas y los intereses de los alumnos. En la instrucción dirigida a toda la clase sólo puede hablar una persona a la vez, y los alumnos tímidos o los lentos pueden no atreverse a hablar en absoluto. Sin embargo, cuando los alumnos trabajan en grupos de dos a cuatro componentes, cada miembro puede participar más y es más probable que los problemas individuales se puedan aclarar y resolver (a veces con la ayuda del profesor), y el aprendizaje se pueda acelerar.

Implicaciones para el aula:

Con razón, el aprendizaje cooperativo se ha ido extendiendo. No sólo puede incrementar el rendimiento académico, sino que también tiene otras virtudes. Participando en grupos pequeños, los alumnos aprenden a trabajar en equipo, cómo dar y recibir críticas, cómo planificar, guiar y evaluar sus actividades individuales y las que realizan con otros. Parece que los puestos de trabajo actuales requieren cada vez más esta delegación parcial de la autoridad, gestión grupal y habilidades cooperativas. Como los administradores modernos, los profesores pueden necesitar convertirse más en facilitadores, consultores y evaluadores que en supervisores. No obstante, los investigadores no recomiendan que el aprendizaje cooperativo se desarrolle durante toda la jornada escolar; se considera más productivo emplear una variedad de procedimientos que utilizar sólo el aprendizaje cooperativo.

Por otra parte, este aprendizaje significa algo más que simplemente asignar a los alumnos a grupos pequeños, ya que los profesores deben, además, diseñar y preparar cuidadosamente el marco de actuación del pequeño grupo; los alumnos necesitan instrucción para desarrollar las habilidades necesarias para trabajar bien en grupos; se deben tomar decisiones sobre cómo se va a rentabilizar el rendimiento individual y grupal, y se debe tener cuidado en establecer la combinación adecuada de puntos fuertes y de necesidades que presentan los alumnos en los grupos. La atención a estos detalles incrementará la probabilidad de que los grupos cooperativos produzcan mejoras en el aprendizaje.

Leer texto completo de la investigación "Serie de Prácticas Educativas N° 3, Prácticas Eficaces" de Herbert J. Walberg y Susan J. Paik.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada